Torque y Torquímetros:
Mucho más que apretar tornillos

Por Kenny Parsons / Camilo Marin Villar

Foto: precisionenginetech.com

Es necesario para la industria conocer los conceptos básicos del proceso de torque, los instrumentos, sus características, rangos de medición, selección, aplicación correcta y cuidados indispensables para mantenerlos en óptimas condiciones.

Definitivamente, la rigurosidad, exactitud y obsesión por la precisión es una verdadera virtud en la industria; de hecho, en el trabajo diario, a los profesionales del sector se les exige cada vez mayor esmero en la realización de sus labores; a la vez que, los fabricantes de máquinas y herramientas se esfuerzan por diseñar y construir equipos de alta calidad para alcanzar máximo rendimiento y reducir posibles errores que, en muchos casos, pueden ser fatales.

Un excelente ejemplo de lo anterior son los torquímetros: instrumentos de precisión utilizados para aplicar el torque (apriete) exacto en los tornillos, pernos, tuercas y sujetadores de las piezas mecánicas de una máquina, motor o omponente (según las recomendaciones de los fabricantes), sin distorsionar el material o partes adyacentes. Dichas herramientas son empleadas en diversos sectores como el siderúrgico, aeronáutico, minero, militar, el petrolero, la industria química y los talleres y concesionarios de vehículos de toda clase, en los que se requiere precisión al máximo.

Hasta hace algunos años, el torque era una variable poco atendida y muchas veces subestimada, reducida simplemente a “dar vueltas a un tornillo” hasta que la pieza quedara firme; pero, hoy día, con los nuevos diseños, adelantos tecnológicos y búsqueda de ahorro en los procesos de producción, los requerimientos de calidad y precisión en el ensamble están tomando cada vez mayor importancia.

Y es que, cuando una llave aprieta un perno o un tornillo, la fuerza rotacional, o torque, hace que el perno se estire conforme las roscas se asientan estrechamente una contra la otra, lo que causa tensión y el correspondiente estrés de la fuerza de compresión (fuerza de clampeo) entre los materiales a unir en la “junta”. El objetivo del torquímetro es aplicar la fuerza suficiente sobre las roscas para que el perno no se afloje, sin ser excesiva como para que el metal de la junta o el elemento de unión, por fatiga, se fracture.

Este rango puede ser muy pequeño, y lograr la tolerancia correcta, marca la diferencia entre una máquina que opere sin problemas y una que incluso deje de funcionar. En el caso del equipo militar o las aeronaves, por ejemplo, el torque es literalmente cuestión de vida o muerte; en este caso, un torquímetro debe garantizar que los sujetadores estén bien apretados dentro de su rango de tolerancia y que así permanezcan, incluso, después de un uso prolongado. Si no se aplicará un torque o apriete correcto a los tornillos de los motores o a los pernos de unión de las alas de un avión, estos se aflojarían y terminarían por romperse en pleno vuelo.

Foto: Sumincol S.A.S. / Coordinador de entrenamiento en torque de Snap-on Tools, Duane Vallejos, brinda capacitación a Policía Nacional, en la base Guaymaral.

Frente al tema, Duane Vallejos, coordinador de entrenamientos de torque de la compañía Snap-On Tools, fabricante de instrumentos y herramientas de precisión, explica que generalmente en todos los escenarios industriales, dónde las condiciones de trabajo exigen que los elementos de unión mecánica lleven un par de apriete muy exacto, los mayores problemas son causados por errores del usuario final. Según Vallejos, los técnicos en todo el mundo tienden a ‘sobretorquear’ un perno en promedio 20 por ciento en exceso, con lo que los sujetadores comienzan a perder su elasticidad y tienden a romperse.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *